La fragilidad de una cara bonita.

Eclesiastés 11:10

«Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad«.

Tengo una costumbre, no sé si buena o mala. Me fijo mucho cómo los jóvenes se deleitan arreglándose, peinándose, poniéndose lindos y espectaculares, y además, cómo se lanzan miradas coquetas… ahhh, ¡qué lindos esos tiempos! Nunca me atrevería a decir que no los entiendo si yo mismo hice eso en su momento… pero, ¿Cuánto durará una cara bonita?

Ciertamente muchos matrimonios se han destruido por una frágil cara bonita. Hay hombres y mujeres que han sido seducidos por la impresión que da conocer a una persona que como decimos, amerita “un minuto de silencio”. Continuar leyendo «La fragilidad de una cara bonita.»